La Reforma Hacendaria tenía como objetivo generar un sistema tributario más justo, simple y transparente, que fortaleciera las finanzas públicas y brindara incentivos a la formalización. Además, apoyó la salud de la población y al medio ambiente, al crear impuestos con responsabilidad social. Así, el Estado dispone ahora de mayores recursos para poder atender de mejor manera las necesidades de todos los mexicanos.