Es la apertura del sector a la participación de más empresas, nacionales e internacionales, para aumentar el abasto de energéticos en los mejores términos para el país. También es el impulso del uso de fuentes limpias de energía ─como la solar y eólica─ para aportar al cuidado de nuestro medio ambiente y contribuir a la lucha global contra el cambio climático.