Con la nueva Ley de Amparo se modernizó nuestro marco jurídico, ampliando la protección de todos los sectores de la sociedad contra abusos de la autoridad; además, ahora las personas pueden defenderse ─de manera pacífica─ de los actos de la autoridad que violen sus derechos humanos individual o colectivamente.