Pone a las personas al centro de la gestión gubernamental, a través de la simplificación y reducción de trámites y una mejor atención de parte de las autoridades púbicas. También, procura el máximo bienestar de la ciudadanía, con la generación de normas claras que coadyuven al funcionamiento óptimo de las actividades sociales y productivas.