La Reforma Anticorrupción establece un nuevo régimen legal e institucional para prevenir actos de corrupción y promover la ética y la honestidad en el servicio público. Al mismo tiempo, busca asegurar que los servidores públicos y los particulares que incurran en ilícitos sean sancionados y obligados a resarcir el daño patrimonial causado.