La Reforma en Competencia Económica fortaleció el marco institucional que impide los monopolios y la competencia desleal entre las empresas, y garantiza la libre entrada de empresas a los mercados. De ese modo, se evita que empresas puedan manipular el abasto de bienes y servicios para encarecerlos, y se generan nuevas oportunidades de inversión y empleo.