El Código Nacional de Procedimientos Penales establece los procedimientos para llevar a cabo la investigación, el procesamiento y la sanción de los hechos que la ley señale como delito de manera homogénea en el territorio nacional. Así, la procuración e impartición de justicia es ahora igual para todos los mexicanos, sin importar la entidad federativa.