Nació el 20 de julio de 1966. Es licenciado en Derecho por la Universidad Panamericana y tiene una maestría en Administración por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

Enrique Peña Nieto comenzó a trabajar en el servicio público desde joven, ocupando diversas posiciones en el Gobierno del Estado de México. De 2000 a 2002 fue Secretario de Administración, y de 2003 a 2004 fungió como Diputado del Distrito XIII en la LV Legislatura del Estado de México, donde también fue Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

En 2005 contendió por la gubernatura del Estado de México. Durante su campaña, recorrió el estado escuchando a la gente y firmando compromisos de obra pública ante notario. Así, obtuvo la gubernatura de la entidad federativa más poblada del país para el periodo 2005-2011. En su gestión, logró importantes avances en materia de infraestructura y servicios públicos, principalmente.

En 2012, con una plataforma de 266 compromisos definidos y firmados ante notario público a lo largo de todo el país durante campaña, y la convicción de transformar los sectores estratégicos de la mano de la sociedad civil, los diferentes niveles de gobierno y la pluralidad de fuerzas políticas, Enrique Peña Nieto contendió por la Presidencia de la República. El 1o de julio de ese año, su diagnóstico y propuesta de cambio con rumbo obtuvieron la confianza de la mayoría de los mexicanos.

Durante el sexenio 2012-2018, el Presidente Peña Nieto llevó a cabo reformas estructurales y políticas públicas innovadoras, con el objetivo de hacer de México un país en paz e incluyente, una sociedad mejor preparada y más próspera, y una nación soberana que actúa con responsabilidad ante la comunidad internacional.

Las catorce reformas estructurales amplían los derechos de las personas ─como la Reforma Educativa, la nueva Ley de Amparo, el Código Nacional de Procedimientos Penales y la de Mejora Regulatoria─, fortalecen la productividad y competitividad de nuestra economía ─como la Reforma Laboral, aprobada en el periodo de transición, la Financiera, la de Competencia Económica, la de Telecomunicaciones, la Hacendaria, la de Disciplina Financiera para las Entidades Federativas y los Municipios, y la Energética─ y consolidan nuestro régimen institucional ─como la Reforma Política-Electoral, la Reforma Anticorrupción y la de Transparencia.

Hoy, nuestro país ha sido capaz de transformarse gracias a los acuerdos que forjamos al interior, y también a los que negociamos en el exterior. Al término de este sexenio, contamos con importantes fortalezas:

· Estabilidad política, social y económica.

· Finanzas públicas sanas, con 78 por ciento más contribuyentes que hace seis años y una deuda manejable y decreciente.

· La inflación más baja para un sexenio desde hace casi 50 años.

· La creación de más de 4 millones de nuevos puestos de trabajo formales.

· Un Nuevo Modelo Energético, que permite recuperar nuestra condición de potencia en este sector y liberar recursos públicos para fines sociales.

· La mayor inversión extranjera directa de nuestra historia, por más de 200 mil millones de dólares, además de inversiones ya comprometidas por casi 200 mil millones de dólares, tan sólo en el sector energético.

· Los menores porcentajes de pobreza y de carencias sociales desde que se tiene registro.

· Un Nuevo Modelo Educativo, que se implementa en las aulas a partir del ciclo escolar 2018-2019.

· Proyectos de telecomunicaciones en marcha que permitirán dar servicio de internet de banda ancha, por lo menos al 92% de la población para el año 2024.

· El doble de la capacidad portuaria que existía al inicio de este Gobierno.

· Una renovada red carretera y proyectos ferroviarios y aeroportuarios de gran escala.

· Y un conjunto de tratados comerciales de nueva generación y relaciones estrechas con todos los países con los que compartimos principios e intereses.

El Presidente Enrique Peña Nieto ha afirmado que, en adelante, continuará contribuyendo al bienestar de México desde el ámbito privado.